La familia de malware DNSChanger instala “simuladores de DHCP” en la víctima‏

Hace unos días, tanto el SANS como distintas casas antivirus advertían
de un comportamiento más que curioso en la vieja conocida familia de
malware DNSChanger. Esta ha evolucionado sustancialmente: Comenzó con el cambio local de la configuración de servidores DNS en el sistema (para conducir a la víctima a los servidores que el atacante quiera). Ha llegado hasta el punto de instalar una especie de servidor DHCP e infectar así a toda una red interna. Los servidores DNS que instala el malware suelen estar en la red conocida como UkrTeleGroup.

La familia DNSChanger

Una característica interesante de DNSChanger es que es una de las
familias que más han atacado a sistemas Mac, además de a Windows. Entre otras muchas formas de toparse con ellos, se suelen encontrar en servidores eMule, camuflados bajo la apariencia de otros programas.

Es una familia conocida desde hace unos tres años. Se caracterizan por
modificar los servidores DNS de la víctima a la que infectan. De esta
forma, la asociación IP-Dominio queda bajo el control del atacante, de
manera que la víctima irá a la IP que el atacante haya configurado en su
servidor DNS particular. Normalmente, se confía en los DNS de los ISP,
pero si se configura cualquier otro, realmente la resolución queda a
merced de su administrador, cualesquiera que sean sus intenciones.

DNSChanger comenzó modificando la configuración del sistema en local, de forma que cambiaba los servidores DNS del ISP de la víctima por otros controlados por el atacante. Después, el malware evolucionó hacia la modificación del router ADSL de la víctima. Buscaba la “puerta de enlace” del sistema, que suele corresponderse con el router, y realizaba peticiones o aprovechaba vulnerabilidades de routers conocidos para modificar estos valores. Así el usuario se veía afectado por el cambio pero de una forma mucho más compleja de detectar. Además, también se verían afectadas el resto de las máquinas que tomaran estos valores del propio router.

Dando un paso más allá

La última evolución observada implica la instalación en la víctima de un
pequeño servidor DHCP. Este es el protocolo usado en las redes locales
para que cuando un sistema se conecta a la red, el servidor lo reconozca y le proporcione de forma automática los valores necesarios para poder comunicarse (dirección, ip, puerta de enlace…). Habitualmente también proporciona los valores de los servidores DNS que haya establecido el administrador o el router.

El malware instala un driver que le permite manipular tráfico Ethernet a
bajo nivel, o sea, fabricar paquetes de cualquier tipo. Con esta técnica
simula ser un servidor DHCP. Cuando detecta preguntas de protocolo DHCP legítimas de algún sistema en la red, el malware responde con su propia configuración de DNS, de forma que el ordenador que acaba de enchufarse a la red local, quedaría configurado como el atacante quiere, y no como el administrador ha programado. El atacante confía en la suerte, pues el servidor DHCP legítimo de la red, si lo hubiese, también respondería. Quien llegue antes “gana”. Consiguen así infecciones “limpias”, pues es complicado saber quién originó el tráfico si éste no es almacenado y analizado. Además, con este método se pueden permitir realizar muchos otros ataques en red local con diferentes impactos.

¿Qué valores DNS introduce el malware?

DNSChanger es una familia que necesita de una importante infraestructura para que sea útil. Los servidores DNS (bajo el control de los atacantes) de los que se vale, los que modifica en el usuario, suelen estar alojados en la compañía ucraniana UkrTeleGroup, bajo el rango de
red 85.255.x.y. Casi un 10% de todas las máquinas en ese rango de
direcciones se corresponden con servidores DNS públicos que no contienen las asociaciones legítimas de domino y dirección IP. En ocasiones utilizan el servidor DNS para asociar dominios a la IP reservada 127.0.0.1, como es el caso del servidor de descargas de Microsoft download.microsoft.com. Con esto se consigue que la víctima no pueda
actualizar el sistema operativo con parches de seguridad. Curiosamente, al parecer, las direcciones de actualización de Apple no están bloqueadas (a pesar de que suele afectar a este sistema operativo).
También se bloquean un buen número de páginas de actualizaciones de
casas antivirus.

Algunos de estos servidores DNS (ATENCIÓN: no configurarlos en el
sistema bajo ningún concepto) son:

85.255.122.103, 85.255.113.114, 85.255.122.103, 85.255.112.112…

Sólo son necesarias algunas consultas “dig” (comando para averiguar qué direcciones están relacionadas con qué dominios en un servidor DNS) para comprobar qué dominios “interesan” o no a los atacantes.

Opina sobre esta noticia:
http://www.hispasec.com/unaaldia/3711/comentar

Más información:

Rogue DHCP servers
http://isc.sans.org/diary.php?storyid=5434

DNSChanger: One Infection, Lots Of Problems
http://www.avertlabs.com/research/blog/index.php/2008/16/dnschanger-one-infection-lots-of-problems/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: